Estás en inicio KUOBIcocinas Consejos para tu compra Flujos de trabajo y ergonomía: adapta tu cocina a ti, no te adaptes tú a tu cocina

Flujos de trabajo y ergonomía: adapta tu cocina a ti, no te adaptes tú a tu cocina

¿Sabías que una persona recorre en 20 años más 1.500 kilómetros en la cocina? Cantidad que puede multiplicarse si esta es poco práctica o no esta ordenada. Por eso, es tan importante planificar eficientemente la disposición de cada uno de los elementos y zonas de trabajo.

En espacioBONO, escuchamos cada una de las necesidades de nuestros clientes para realizar un proyecto de cocina íntegro y adaptado al uso diario que se vaya a realizar de esta. Pero para ello primero debes conocer tus hábitos en la cocina:

  • ¿Quién va a utilizar la cocina?
  • ¿Tienes alguna limitación?
  • ¿Cuánto tiempo pasas en la cocina?
  • ¿Eres más de guardar los elementos en la zona superior o inferior?
  • ¿Cómo guardas la vajilla limpia de la manera más rápida posible?
  • ¿Prefieres tener los alimentos en la superficie de trabajo, o guardado?
  • ¿Qué altura de trabajo sería la más adecuada para los usuarios de la cocina?
  • ¿Qué tipos de agarres y aperturas de puertas, electrodomésticos, etc. serán más cómodos para ti?

En espacioBONO trabajamos con los principios de la ergonomía en los flujos de trabajo para hacer más sencilla y fácil la vida de nuestros clientes.

“La ergonomía es el conjunto de conocimientos de carácter multidisciplinar aplicados para la adecuación de los productos, sistemas y entornos artificiales a las necesidades, limitaciones y características de sus usuarios, optimizando la eficacia, seguridad y bienestar”

Asociación Española de Ergonomía

Principios de la ergonomía

  • Distribución adecuada del espacio de trabajo.
  • Permitir posturas de trabajo correctas y variadas.
  • Elección de muebles y electrodomésticos basada en las necesidades específicas del usuario.
  • Distribución del espacio de trabajo y amueblamiento considerando la visibilidad, iluminación y reflexión de la luz.

El triángulo de trabajo

Para hacer que tu cocina sea realmente ergonómica, debes tener en cuenta el “Triángulo de trabajo”, el centro alrededor del cual se distribuyen los muebles teniendo en cuenta las tres actividades principales de trabajo que se realizan en este espacio: preparación de alimentos, cocción y lavado.

En una cocina organizada de manera óptima, estas tres zonas deben dividirse por encimeras.

  • Área de almacenamiento (armario, frigorífico)
  • Área de lavado (fregadero, lavavajillas)
  • Área de cocción (encimera)

Tipos de planificación / amueblamiento

Consulta todas las posibilidades, alturas, y movimientos posibles a nuestro equipo de asesores de proyectos. Ten en cuenta que el espacio de trabajo más importante en una cocina es el que está entre el fregadero y la encimera; aquí es donde se llevan a cabo la mayoría de las actividades.

Amueblamiento lineal

Solución básica para habitaciones estrechas, esta disposición supone las mayores distancias entre las áreas principales.

Amueblamiento en L

Es la solución óptima y más frecuente, los módulos ocupan 2 paredes perpendiculares, se eliminan las zonas de paso.

Amueblamiento en U

La composición ocupa tres lados y desde el punto de vista operativo y funcional es la más correcta, permite disponer de un amplio espacio central y más espacio para la preparación y almacenaje.

Amueblamiento en paralelo

Esta distribución permite moverse con bastante fluidez se recomiendo mantener un espacio mínimo de 120 cm entre la línea de muebles para que puedan abrirse simultáneamente cajones y puertas.

Amueblamiento con isla central

El diseño de cocinas con isla central ofrece una amplia libertad de movimientos y permite la participación dentro de la cocina.

Planificación de zonas de trabajo Dynamic Space

Basándose en las actividades más habituales, la cocina puede dividirse en varias zonas. Se ahorra en desplazamientos y se gana en funcionalidad.

Zona de «despensa»

Armarios destinados a guardar artículos de consumo, productos que se usan al cocinar y que se van reemplazando conforme se usan, incluyendo los alimentos refrigerados y frescos, por lo que el frigorífico también forma parte de esta zona. Lo ideal es tener en cuenta el acceso fácil ya desde el momento de la planificación.

Zona de «almacenaje»

Se encuentran los cubiertos, la vajilla y los platos. Lo más práctico: que el lavavajillas esté situado cerca.

Hay que tener en cuenta que en esta zona se encuentra hasta un tercio de los objetos de la cocina, y que debe estar cerca de la zona del fregadero para que el desplazamiento de donde se lava a donde se guarda sea más corto.

Zona de «lavado»

En el centro de la «zona de agua» se encuentran el lavavajillas y el fregadero. Es bueno que aquí se puedan guardar los cepillos para fregar y otros elementos de limpieza.

Zona de «preparación»

Se almacenan los utensilios para preparación de alimentos, algunos productos de uso habitual como aceite, vinagre o especias y, en ocasiones, electrodomésticos pequeños. Al ser ésta la zona principal para trabajar, es primordial tener el espacio adecuado –un mínimo de 90 cm de ancho- y que cuente con una buena iluminación.

Zona de «hornear/cocción»

Lo ideal es planificar espacio para cacerolas, sartenes y útiles de cocina directamente junto a la placa de cocina de la encimera. Siempre que sea posible, las bandejas de repostería y los accesorios para hornear deben poder guardarse cerca del horno.

Frecuencia de uso de las zonas de la cocina

¿Qué necesitas siempre, a menudo o con poca frecuencia? Guarda todo en el nivel apropiado. Así evitar tener que esforzarse para agacharse o estirarse con mucha frecuencia.

Equipa convenientemente los muebles de tu cocina para que sean capaces de almacenar todo lo que vas a necesitar. Ten en cuenta que:

Los cajones son más ventajosos que los armarios desde el punto de vista ergonómico: evitan tener que agacharse o arrodillarse. Equipándolos con unas guías de extensión total el acceso será óptimo hasta el último rincón a las tapas, comestibles o contenedores.

Las divisiones internas flexibles de los cajones introducen el orden para almacenar objetos muy diferentes: cubiertos, comestibles, piezas grandes o pequeñas.

En muebles altos, mejor compases abatibles que puertas. Éstos se mueven hacia arriba más allá de la zona de trabajo y ofrecen un cómodo acceso a la vajilla.

Noticias y promociones en tu correo electrónico

  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.